Warning: Estás usando un navegador obsoleto. Por favor, cambia a uno más actual como Chrome, Firefox o Microsoft Edge.


  Proceso de repatriación: ¿cuándo es el momento de ir a casa?


30 de julio de 2019  
Hay muchas razones por las que puedes estar planteándote volver a tu país de origen. Entre algunas de las más habituales se incluyen las siguientes:

Fin de una asignación
: esta es una de las razones más frecuentes por las que se produce la repatriación. Si tu visado para trabajar en un país concreto está vinculado a tu puesto, puede que no tengas más remedio que regresar a casa.

Echar de menos a la familia y amigos: se trata de un factor de motivación para volver a casa para muchos expatriados que han estado en el extranjero durante un período prolongado. No importa lo asentado que puedas estar en tu segundo hogar, el apoyo de la familia y los buenos amigos no es fácil de replicar. Esto es particularmente cierto si decides empezar una familia mientras estás en el extranjero. Es posible que quieras que tus hijos crezcan cerca de sus abuelos u otros parientes.

Barreras idiomáticas: puede que vivir como expatriado haya resultado sencillo mientras trabajabas en tu idioma nativo pero, ¿qué ocurre después? Si no dominas con fluidez el idioma local, podría suponer todo un desafío dejar tu puesto actual para ocupar otro en tu destino como expatriado.

Problemas de salud: si tienes acceso a atención médica universal en tu país de origen, los problemas de salud podrían ser una razón para volver a casa. Es importante investigar con precaución si vas a volver a casa por este motivo, ya que es posible que no cumplas automáticamente los requisitos para acceder a la atención médica de manera inmediata.

Mejores perspectivas: por último, si tu familia y tú creéis que tus perspectivas profesionales son mejores en tu país de origen, esto podría despertar un deseo de volver a casa.

Los expatriados no siempre vuelven a casa por razones positivas. Una de las dificultades que afrontan los empleados que trabajan en el extranjero es el "síndrome del trabajador quemado de los expatriados". Las causas pueden ser variadas:

  • Desafíos en el trabajo
  • Dificultades en casa
  • Soledad
  • Problemas de relación

Sin embargo, el resultado es el mismo: estás harto de tu experiencia como expatriado y quieres volver a casa. Antes de tratar de poner remedio al síndrome del trabajador quemado de los expatriados, dedica algo de tiempo a:

Analizar el origen del problema
: ¿puedes pedir algunos días libres en el trabajo? ¿Salir de tu rutina habitual? Unas vacaciones o un retiro de unos días pueden ayudarte a recargar las pilas o proporcionarte la perspectiva que necesitas.


Explorar tu ciudad
: si no puedes irte. Dedica algo de tiempo a explorar el lugar en el que vives. Haz cosas que te gusten, visita un museo o una galería, o asiste a un evento deportivo. Mira a ver si estas experiencias te ayudan a mejorar tu conexión con el lugar en el que vives.

Una vez tomada tu decisión de volver a tu país nativo, tal vez sientas que no te será difícil asentarte. Estás de vuelta en tu entorno conocido con tu familia y amigos. Lamentablemente, no siempre resulta tan sencillo. La repatriación es un proceso y debe tratarse como tal. Rara vez resulta buena idea tomar la decisión de regresar a casa de forma precipitada. Dedica algo de tiempo a entender algunos de los desafíos con los que puedes encontrarte:


Choque cultural inverso

Muchas empresas ofrecen formación previa a la asignación a los expatriados antes de su marcha. Sin embargo, no es tan habitual ofrecer formación de repatriación, aunque el impacto pueda ser similar. Después de un período de adaptación inicial, puede que te hayas acostumbrado a la vida en tu nuevo país. El choque cultural inverso se produce cuando la rutina que tenías en tu asignación internacional ya no encaja con las normas sociales de tu país de origen. Además, aunque esperes encontrarte tu país de origen tal como era cuando te marchaste, en realidad es probable que muchas cosas hayan cambiado. Especialmente si has estado fuera durante varios años.


Cambios en las vidas de familiares y amigos

Aunque tal vez vuelvas a casa en una situación similar a la que tenías antes de marcharte, puede que las cosas no sean igual para tus familiares y amigos. Esas personas tan cercanas a ti puede que se hayan embarcado en nuevas relaciones, hayan puesto fin a relaciones o hayan tenido hijos mientras estabas fuera. Es por ello que puede que no resulte tan sencillo volver a tu antigua rutina con ellos. Si vuelves a casa, intenta tener esto en cuenta, con el tiempo desarrollarás una "nueva normalidad" en tu relación con ellos.


Volver a tu puesto anterior

En la encuesta sobre la eficacia de la movilidad global de EY se muestra que casi 1 de cada 2 empleados vuelven al puesto que tenían antes de su asignación. Puede resultarte difícil encontrarte en esta situación tras pasar tiempo trabajando a nivel global. Muchos empleados repatriados emigran, el 16% de los empleados dejan la empresa en los dos primeros años tras volver de su experiencia internacional.

Hay una serie de cosas que puedes hacer para facilitar el proceso de repatriación:

  • Hablar con Recursos Humanos: algunas empresas están empezando a ofrecer formación de repatriación.
  • Apoyarte en tu mentor: si tienes un mentor también expatriado que haya pasado por esa situación, pregúntale por el proceso de repatriación y cómo superó las dificultades asociadas.
  • Orientación ejecutiva: si no tienes acceso a ninguna de estas opciones, considera la posibilidad de recurrir a orientación profesional a través del proceso. Empieza a recibir sesiones online antes de regresar y, una vez que vuelvas a casa, asiste a sesiones en persona.
  • Desarrollar planes: haz planes para tu regreso tanto de carácter profesional como personal. Tener objetivos en ambos aspectos de tu vida debería facilitar tu vuelta a casa.
  • Tiempo: en nuestro ajetreado mundo, es fácil impacientarse con el tiempo que requieren las cosas, pero recuerda que eres humano y es normal que los cambios nos supongan un desafío.



Durante este período de toma de decisiones, no descuides tu salud y bienestar. Si te toca que te renueven pronto el seguro médico internacional, estaríamos encantados de ayudarte a buscar la mejor solución para ti.