Warning: You are using an outdated Browser, Please switch to a more modern browser such as Chrome, Firefox or Microsoft Edge.

Vaccine


Vacunas de la COVID-19: Respuestas a sus preguntas 


11 febrero 2021
 
Con la oleada inicial de dosis de la vacuna de la COVID-19 administrándose a nivel mundial, es posible que tenga preguntas sobre qué significa esto para usted. Esto es lo que sabemos hasta ahora.

Puesto que los suministros de la vacuna de la COVID-19 son limitados, la distribución se realizará en fases, con los grupos de prioridad y alto riesgo en las fases más tempranas. Los trabajadores sanitarios que luchan contra la pandemia en primera línea, los residentes de centros de cuidados a largo plazo y los mayores de más de 80 años serán los primeros en la cola para recibir la vacuna. 

Los suministros aumentarán con el tiempo y todos los adultos deberían poder vacunarse durante 2021. Póngase en contacto con su médico para obtener información sobre los grupos que tienen prioridad en su región y cuándo puede esperar recibir su vacuna. 

La mayoría de las vacunas del coronavirus requerirán dos dosis para surtir efecto; solo una candidata en la última etapa de los ensayos clínicos es una vacuna de dosis única.

Es necesario recibir las dos dosis para conseguir la mejor protección contra la COVID-19. La primera dosis ayuda a su cuerpo a reconocer el virus y prepara a su sistema inmunitario, mientras que la segunda dosis, tres o cuatro semanas más tarde (dependiendo de la vacuna que reciba) fortalece esa respuesta inmune. Esto hace que su cuerpo esté más preparado para luchar contra la infección.

Al igual que sucede con todas las vacunas, el cuerpo necesitará tiempo para desarrollar inmunidad, alrededor de una o dos semanas tras la segunda dosis para conseguir protección contra la COVID-19.

Todas las vacunas de la COVID-19 que se han aprobado han pasado por la misma cantidad de pruebas rigurosas y procesos de seguridad que otras vacunas. Para la gran mayoría de las personas, la vacuna de la COVID-19 es segura. Sin embargo, hay algunos grupos que tal vez deban tener en cuenta consideraciones adicionales a la hora de decidir si recibir la vacuna de la COVID-19. Éstas incluyen:
  • Personas con alergias
  • Mujeres embarazadas o en período de lactancia
  • Personas que han dado positivo en COVID-19
  • Personas con enfermedades subyacentes
  • Niños y adolescentes
Hable con su médico de cualquier preocupación que tenga y para ver si la vacunación es buena para usted.
No. Igual que las personas pueden tener reacciones alérgicas a medicamentos, es posible tener una reacción alérgica a las vacunas de la COVID-19. Es raro, pero algunas personas han tenido reacciones alérgicas de moderadas a graves después de recibir sus vacunas, de modo que asegúrese de hablar con el médico sobre cualquier reacción alérgica del pasado.

Es posible que experimente algunos efectos secundarios después de recibir una o ambas dosis de una vacuna de la COVID-19, y se trata de algo totalmente normal. Aunque los efectos secundarios pueden ser incómodos, suelen ser leves, temporales y nada comparables a lo enfermo que podría llegar a estar con la COVID-19. Es más, las reacciones suelen ser una señal de que su cuerpo está respondiendo a la vacuna.

Los efectos secundarios de la vacuna de la COVID-19 pueden variar, dependiendo de su edad, la vacuna que reciba y si es su primera o segunda dosis. Usted podría experimentar una o más de las reacciones siguientes:

  • Dolor, enrojecimiento o inflamación en el lugar de la inyección
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular
  • Dolor de articulaciones
  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Ganglios linfáticos inflamados en el lugar de la inyección

Estos posibles efectos secundarios suelen manifestarse en un plazo de 3 días desde la administración de la vacuna y solo deben durar unos días. No todas las personas que se vacunen tendrán efectos secundarios.

Si ha tenido COVID-19, puede que haya desarrollado cierta cantidad de inmunidad natural a ella una vez recuperado. Sin embargo, los expertos médicos y de la salud pública aún no saben a ciencia cierta cuánto podría durar esa inmunidad natural.

La reinfección definitivamente es posible, y el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades recomienda que dé el paso y reciba la vacuna cuando le toque, incluso si ya ha tenido la enfermedad. 

Es una de las muchas grandes preguntas en las que actualmente trabajan los científicos. Aunque las vacunas protegen a la persona que se vacuna contra la enfermedad, aún no saben si hacen que esa persona deje de transmitir el virus a los demás.

Ninguna de las vacunas probadas hasta ahora ha tenido una eficacia del 100%, por lo que es posible que algunas personas vacunadas vuelvan a infectarse de coronavirus. Aunque la vacuna no puede provocarle COVID-19, aún podría infectarse con el virus o hasta propagarlo a otras personas incluso después de vacunarse. 

Su cuerpo necesita tiempo para desarrollar protección tras vacunarse. Y aunque la vacuna reduce sus posibilidades de enfermar gravemente o morir de COVID-19, los investigadores siguen estudiando si el hecho de vacunarse impedirá que se infecte o propague el virus en el futuro, incluso si no se siente enfermo.

Es importante recordar que deberá seguir llevando mascarilla y tomando otras precauciones una vez que reciba la vacuna. Incluso después de la segunda dosis, no será 100% inmune a la posibilidad de infectarse o propagar la COVID-19 a los demás. Así pues, hasta que se vacune una mayor proporción de la población, todos debemos hacer lo que esté en nuestras manos para protegernos y proteger a las personas que están a nuestro alrededor.

No hay pruebas hasta la fecha de que las vacunas no sean efectivas contra las nuevas variantes. No es raro que los virus cambien o muten con el tiempo, y hasta la fecha se han identificado algunas variantes del SARS-COV-2 que provoca la Covid-19. Sin embargo, al igual que sucede con algunas preguntas aún no contestadas sobre la Covid-19, de nuevo con el tiempo y más datos, los científicos deberían tener una respuesta más clara a esta pregunta.
Actualmente, no sabemos la respuesta a esto. La vacuna de la COVID-19 es nueva y los expertos médicos y de la salud pública aún no saben cuánto dura la protección de aquellos que reciben la vacuna de la COVID-19.
Mientras espero una vacuna del coronavirus, hay varias medidas de protección que puede adoptar para garantizar que esté lo más sano posible para combatir la infección y prevenir problemas de salud mental que se agudizan en momentos de incertidumbre y estrés. Comer bien, dormir lo suficiente, hacer ejercicio habitualmente y gestionar el estrés pueden mejorar su sistema inmune y aumentar sus posibilidades de mantenerse sano.
La misión de Allianz Care es cuidarle y mantenerle bien informado durante la pandemia de la COVID-19.